Login| Sign Up| Help| Contact|

Patent Searching and Data


Title:
BIODEGRADABLE PACKAGING FOR FOOD AND METHOD OF OBTAINMENT
Document Type and Number:
WIPO Patent Application WO/2020/070366
Kind Code:
A1
Abstract:
The present invention encompasses biodegradable packaging for food having a container body made from a sheet that closes on itself, creating an inner compartment and an opening in the manner of a bag, said sheet being made from natural plant fibre mesh, lined and coated with starch, selected from the group composed of cotton, linen, hemp and yute, or combinations thereof, and more preferably of yute, said mesh having orifices or holes of a size comprised between 2 mm and 15 mm, and more preferably between 5 mm and 15 mm. Said mesh may be dyed or coloured in any colour and may include various additional components: textile fibre to include legends, trademarks or indications on the product contained therein, reforcement bands on its sides, handle, etc. The invention also relates to the method for obtaining the packaging, which comprises a starch impregnation step to reinforce the resistance of the mesh and additionally a dyeing phase.

Inventors:
VALLCANERA VILANOVA MARÍA CONCEPCIÓN (ES)
Application Number:
PCT/ES2019/070665
Publication Date:
April 09, 2020
Filing Date:
October 03, 2019
Export Citation:
Click for automatic bibliography generation   Help
Assignee:
GOLD FIBER EUROPE S L (ES)
International Classes:
B65D30/06; A45C3/04; D03D1/04
Domestic Patent References:
WO2018041758A12018-03-08
Foreign References:
JP2005296449A2005-10-27
US20040197538A12004-10-07
US20080264029A12008-10-30
US5472280A1995-12-05
US20140369629A12014-12-18
Other References:
ANN JONES: "Conociendo sobre la fibra de alpaca y los teñidos naturales", ECONOMISTAS SIN FRONTERAS, 1 February 2018 (2018-02-01), XP055699962, Retrieved from the Internet [retrieved on 20191223]
See also references of EP 3862285A4
Attorney, Agent or Firm:
UNGRÍA LÓPEZ, Javier (ES)
Download PDF:
Claims:
REIVINDICACIONES

1. Un envase biodegradable para alimentos, que presenta un cuerpo contenedor del alimento hecho de una lámina que se cierra sobre sí misma creando un compartimento interior y una abertura a modo de bolsa, dicha lámina hecha de una malla de fibra natural vegetal, revestida y recubierta de almidón, seleccionada de un grupo que consiste en algodón, lino, cáñamo y yute, así como cualquiera de sus combinaciones, y donde dicha malla presenta agujeros con un tamaño comprendido entre 2 mm y 15 mm.

2. El envase biodegradable de la reivindicación anterior, donde los agujeros de la malla tienen un tamaño comprendido entre 5 mm y 15 mm.

3. El envase biodegradable según la reivindicación 1 o 2, donde los agujeros de la malla presentan un índice de tolerancia de 1 %-5%.

4. El envase biodegradable según una cualquiera de las reivindicaciones 1 a 3, donde los agujeros tienen una forma seleccionada dentro del grupo de geometrías que consiste en cuadrilátero, rectángulo, rombo y círculo.

5. El envase biodegradable según la reivindicación 4, donde los agujeros tienen forma de cuadrilátero y donde el tamaño de los agujeros es de 7 mm x 7 mm o de 10 mm x 10 mm.

6. El envase biodegradable según una cualquiera de las reivindicaciones anteriores, donde el almidón de revestimiento de la malla es de maíz.

7. El envase biodegradable según una cualquiera de las reivindicaciones anteriores, donde el almidón de revestimiento de la malla es una disolución de polvo de maíz 100% natural diluido en agua en una concentración comprendida entre 2% y 12%.

8. El envase biodegradable según una cualquiera de las reivindicaciones anteriores, donde la malla está formada por hilo de fibra natural vegetal que está entrelazado, anudado o adhesivado.

9. El envase biodegradable según una cualquiera de las reivindicaciones anteriores, donde la malla de fibra natural vegetal es de hilo de yute.

10. El envase biodegradable según una cualquiera de las reivindicaciones anteriores, donde la malla está compuesta por un hilo horizontal respecto al largo del envase entrelazado con dos hilos perpendiculares al primero, verticales respecto al ancho del envase, formando una retícula o red de agujeros homogéneamente distribuidos en la malla, o bien la malla está compuesta por un único hilo horizontal entrelazado a un único hilo perpendicular y vertical al primero, formando dicha retícula.

11. El envase biodegradable según una cualquiera de las reivindicaciones anteriores, donde la malla está tintada o coloreada con un tinte natural o un tinte apto para el contacto con alimentos.

12. El envase biodegradable de la reivindicación anterior, donde el hilo es de yute sin laminación con una anchura de entre 60 cm y 120 cm.

13. El envase biodegradable de la reivindicación anterior, donde la anchura es de 80 cm.

14. El envase biodegradable según una cualquiera de las reivindicaciones 9 a 13, donde el hilo de yute presenta un gramaje comprendido entre 80 y 300 gsm.

15. El envase biodegradable según una cualquiera de las reivindicaciones anteriores, que comprende al menos una banda textil o de material no tejido, que se encuentra adherida a la superficie exterior de la malla, para admitir leyendas, marcas o indicaciones del producto contenido.

16. El envase biodegradable según una cualquiera de las reivindicaciones anteriores, que comprende una o más bandas textiles o de material no tejido localizadas en el perímetro del cuerpo contenedor formado por la malla que se pliega sobre sí misma, a modo de refuerzo, en el exterior de la malla o en el interior de la malla, y que están cosidas mediante al menos una costura.

17. El envase biodegradable según una cualquiera de las reivindicaciones anteriores, que comprende medios de cierre en su abertura, fruncidos o cosidos en dicha abertura de la malla y que permiten cerrarla.

18. Un método para fabricar el envase biodegradable descrito en una cualquiera de las reivindicaciones 1 a 17, caracterizado por que comprende al menos las etapas de:

- tratar el cuerpo contenedor del alimento que es la malla de fibra natural vegetal, mediante impregnación con almidón, hasta formar un recubrimiento de los hilos de la fibra que conforman la malla con dicho almidón; y

- secar la malla impregnada con el almidón.

19. El método descrito en la reivindicación 18, que comprende, de forma previa a la etapa de impregnación del almidón, una fase de tintado que comprende a su vez las siguientes etapas:

lavar la malla de fibra natural vegetal con jabón y agua, a una temperatura comprendida entre 80°C y 100°C, durante un tiempo comprendido entre 30 minutos y 90 minutos;

- eliminar el agua de lavado;

- sumergir la malla de nuevo en agua y añadir un tinte o colorante, a una temperatura comprendida entre 80°C y 100°C y mantener la mezcla durante un tiempo comprendido entre 30 minutos y 90 minutos en constante remoción, hasta obtener una tinción homogénea en la malla;

- eliminar el agua y volver a sumergir la malla en agua templada, a una temperatura comprendida entre 15°C y 45°C, y jabón durante un tiempo comprendido entre 15 minutos y 45 minutos; y

- secar la malla tintada.

Description:
DESCRIPCIÓN

ENVASE BIODEGRADABLE PARA ALIMENTOS Y MÉTODO DE OBTENCIÓN Objeto y sector técnico de la invención

La invención se enmarca en la industria alimentaria y se dirige a un envase para alimentos, tipo bolsa, hecho principalmente de materiales biodegradables y, por tanto, desechable.

Es igualmente reutilizable en varias ocasiones y fácilmente reciclable, al menos, en alguno de sus componentes sobre todo si se emplean, opcionalmente, materiales no biodegradables en su totalidad.

Antecedentes de la invención

Existe en la actualidad una fuerte tendencia a reducir la producción y el consumo de materiales plásticos, principalmente mediante sustitución por envases fabricados a partir de materiales medioambientalmente compatibles y legislaciones que potencian dicha reducción de consumo de materiales plásticos.

Se conocen ya materiales de origen vegetal comúnmente empleados en la fabricación de tejidos y similar que se han empezado a utilizar en la fabricación de envases, como pueden ser sacos. Entre estos materiales se encuentra el algodón, el lino, el yute, el cáñamo, el hilo de coco, etc.

Así, en el caso del yute, el principal destino de la fibra que se extrae de él es actualmente la fabricación sacos de empaque. También se usa frecuentemente para fabricar cuerdas. Se utiliza menos para tejidos, debido al tratamiento que requiere, por su alto contenido de lignina, y por la competencia de las fibras sintéticas, aunque el yute tiene la ventaja de ser degradable y no causar, por tanto, daños ecológicos.

El yute y otros materiales textiles degradables ya se usan para sacos o bolsas, pero en forma de tejido, prácticamente opacos al contenido del interior y sin tratamientos que refuercen su resistencia ante el peso o el deterioro.

A la vista de las dificultades detectadas en el campo de la técnica para encontrar y trabajar con materiales sustitutivos del plástico, se ha desarrollado la presente invención, que es un envase biodegradable, desechable, que se presenta como una alternativa a los envases de plástico para alimentos comúnmente utilizados.

Descripción general de la invención

La presente invención se refiere a un envase biodegradable para alimentos, que presenta un cuerpo contenedor del alimento hecho de una lámina que se cierra sobre sí misma creando un compartimento interior y una abertura a modo de bolsa, dicha lámina hecha de una malla (red) de fibra natural vegetal, revestida de almidón, seleccionada dentro del grupo compuesto por algodón, lino, cáñamo y yute, así como cualquiera de sus combinaciones, y donde dicha malla presenta orificios o agujeros con un tamaño comprendido entre 2 mm y 15 mm, y más preferentemente entre 5 mm y 15 mm.

Los agujeros u orificios de la malla presentan, independientemente de su tamaño, un índice de tolerancia preferido de 1 %-5%, y más preferentemente aún de 2%-3%. Dichos agujeros u orificios tienen una forma que puede ser seleccionada dentro del grupo compuesto por: cuadrada (forma de cuadrilátero), rectangular, romboidal y circular, entre otras. De forma más preferida, los agujeros tienen forma de cuadrilátero, formando una retícula. En una realización particular, el tamaño de los agujeros o cuadriláteros formados por la malla de fibra vegetal es de 7 mm x 7 mm, y en otra realización es de 10 mm x 10 mm. El tamaño del agujero de la malla es significativamente importante por cuanto permite conseguir una buena resistencia mecánica de la malla sin renunciar al correcto visionado del producto interior.

En el ámbito de protección de la presente memoria, debe considerarse que cualquier intervalo de valores dado contiene también sus dos límites, inferior y superior, como parte de la invención.

La consistencia y resistencia mecánica de la malla de hilos de fibra vegetal que configura el envase se consigue gracias al tratamiento con almidón que se aplica a la malla, que hace de recubrimiento de los hilos de la fibra. Este tratamiento, de impregnación con almidón y secado posterior, reduce la maleabilidad de la fibra vegetal, especialmente del yute, haciéndolo mas rígido. Esto es importante, ya que al trabajar con las medidas de cuadro o agujeros tan grandes comparados con las medidas muy reducidas que suelen tener estas mallas, por ejemplo en sacos, el envase resultaría excesivamente blando, en su acabado final y de poca consistencia para albergar determinados productos. Preferentemente, el almidón es de maíz, componente alimentario biodegradable, sin perjuicio de emplear otros almidones que producen el mismo efecto. De manera particular, en la realización más preferida, se emplea polvo de maíz como almidón, 100% natural y de calidad alimentaria. Para tratar la malla, se emplea una disolución en agua de dicho polvo de maíz, en una concentración del 2%-12%, es decir, se emplean entre 2 kg y 12 kg por cada 100 litros de agua, preferentemente agua filtrada, para preparar la solución con la que se va a recubrir o revestir la malla.

Preferentemente también, el envase puede estar tintado o coloreado, principalmente porque el cuerpo contenedor del alimento, que es la lámina hecha de malla de fibra natural vegetal revestida de almidón, está tintada o coloreada de cualquier color. En el mejor de los casos, está tintado con un tinte natural, ecológico y respetuoso con el medio ambiente, si bien en general puede emplearse cualquier tinte apto para el contacto con alimentos.

La malla está formada de forma preferente por hilo de la fibra vegetal entrelazado para formar la retícula o malla, aunque en otras realizaciones dicho hilo de fibra puede estar anudado, adhesivado o de cualquier otra forma o técnica conocida en la fabricación de tejidos.

La malla de fibra natural vegetal puede tener múltiples configuraciones dependiendo de cómo sea cosida y del gramaje que se desee aplicar a la misma. Así, en una realización preferente, la malla puede estar compuesta por un hilo horizontal (respecto al largo del envase) entrelazado con dos hilos perpendiculares al primero (es decir, verticales respecto al ancho del envase), formando una retícula o red de agujeros homogéneamente distribuidos en la malla. En otra realización particular, la malla puede estar compuesta por un único hilo horizontal entrelazado a un único hilo perpendicular (vertical) al primero, formando dicha retícula.

En la realización más preferida, la fibra natural vegetal empleada es yute; más preferentemente aún, se trata de yute sin laminación (es decir, no laminado, o que no va asociado a ningún otro material); y en la realización más preferida, se emplea yute sin laminación de anchura de 80 cm (es decir, se emplea una tela de hilo de yute con una anchura de 80 cm; la tela de hilo de yute que se utiliza en el envase tiene de forma general entre 60 cm y 120 cm de ancho). De manera preferida, el gramaje de la fibra natural (preferentemente hilo de yute) se encuentra comprendido entre 80 y 300 gsm, preferentemente entre 80 y 150 gsm, más preferentemente entre 90 y 125 gsm, y mucho más preferentemente aún entre 97 y 105 gsm.

El envase biodegradable para alimentos aquí descrito comprende adicionalmente al menos una banda o lámina de textil o material no tejido, de fibra natural o fabricada en cualquier material compatible con los alimentos en contacto, que se encuentra adherida a la superficie exterior de la malla, para admitir leyendas, marcas o indicaciones del producto contenido. Estas bandas textiles se encuentran preferentemente cosidas o adhesivadas a la malla. El envase puede comprender también otras bandas textiles o de material no tejido localizadas en su perímetro (a ambos lados de la lámina hecha de malla que se pliega sobre sí misma haciendo la bolsa), a modo de refuerzo y cierre, para mejorar el aspecto y la consistencia del envase. Esta banda puede tener una extensión tal que sobresalga del cuerpo contenedor del envase que forma la malla para formar un asa del envase (ver figuras). Las bandas de refuerzo del envase pueden estar en el exterior del envase, es decir, reforzando la malla doblada sobre sí misma desde fuera, o en el interior del envase (por dentro de la malla cuando se pliega, en el interior del envase). De manera preferida, el envase tiene dos bandas de refuerzo, una en cada lateral (desde la abertura hasta el fondo del envase), lo que mejora la resistencia mecánica de todo el envase y evita que se rompa por dichas zonas cuando se carga de alimentos. La banda o bandas de refuerzo pueden estar cosidas a la malla mediante una única costura o mediante dos o más líneas de costura, de tal forma que en este segundo caso se mejora la resistencia mecánica del envase cuando éste contiene productos de peso, gracias al refuerzo de la banda y de las costuras adicionales. Las costuras pueden estar en el exterior del envase o en su interior.

El envase también puede estar dotado en su abertura de medios de cierre o autocierre, como puede ser una tira textil o cuerda de fibra vegetal, fruncidos o cosidos en la abertura o embocadura de malla y que permite cerrarla al estirar la tira o cuerda.

El tamaño del envase no debe considerarse limitante de la invención, aunque de manera preferida uno de los lados del envase formado por la malla de fibra vegetal plegada sobre sí misma presenta una longitud comprendida entre 200 y 240 mm, mientras que el otro presenta una longitud comprendida entre 100 y 200 mm, pudiendo cubrirse aquí cualquier combinación de las dos longitudes (240x100 mm; 240x200 mm; 200x100 mm; 200x200 mm, etc.).

Otro objeto de la presente invención lo constituye un método para fabricar el envase biodegradable descrito anteriormente, en cualquiera de sus variantes, caracterizado por que comprende al menos las etapas de:

- tratar el cuerpo contenedor del alimento, que es la malla de fibra natural vegetal, mediante impregnación con almidón, hasta formar un recubrimiento de los hilos de la fibra que conforman la malla con dicho almidón; y

- secar la malla impregnada con el almidón.

Todas las especificaciones descritas en esta memoria acerca del revestimiento con almidón de la malla se aplican también aquí a su método de obtención (tipo de almidón, entre otros puntos relevantes). Preferentemente, la impregnación se lleva a cabo mediante uno de los métodos seleccionados dentro del grupo compuesto por: pulverización, baño o mediante rodillos de transferencia. También preferentemente, el secado se lleva a cabo a una temperatura comprendida entre 60 y 120°C, preferentemente 95°C, aplicados sobre el material mediante, por ejemplo, cilindros calefactados por vapor directo.

De manera preferida, el método de fabricación del envase comprende, de forma previa a la etapa de impregnación del almidón, una fase de tintado que comprende las siguientes etapas:

lavar la malla de fibra natural vegetal (por ejemplo, a máquina) con jabón y agua, a una temperatura comprendida entre 80°C y 100°C (preferentemente, a 90°C), durante un tiempo comprendido entre 30 minutos y 90 minutos (preferentemente, 1 hora);

- eliminar el agua de lavado;

- sumergir la malla de nuevo en agua y añadir un tinte o colorante, a una temperatura comprendida entre 80°C y 100°C (preferentemente, a 90°C) y mantener la mezcla durante un tiempo comprendido entre 30 minutos y 90 minutos (preferentemente, 1 hora) en constante remoción, hasta obtener una tinción homogénea en la malla;

- eliminar la parte líquida (el agua) y volver a sumegir la malla en agua templada (es decir, a una temperatura comprendida entre 15°C y 45°C, y preferentemente entre 20°C y 45°C) y jabón durante un tiempo comprendido entre 15 minutos y 45 minutos (preferentemente, durante 30 minutos); y

secar la malla tintada.

Preferentemente, esta última etapa comprende secar la malla a una temperatura comprendida entre 60°C y 90°C, preferente a 75°C, y preferentemente en una máquina secadora de rodillos con un flujo continuo de aire a la temperatura indicada.

En cualquiera de los casos, el jabón utilizado puede ser preferentemente de tipo líquido y más preferentemente del tipo en el que sus ácidos grasos provienen de aceites vegetales extraídos de la soja, maíz, lino, etc. De manera preferida, el tintado de la malla se lleva a cabo en cubetas o cubas de remojado, aunque el proceso puede acelerarse utilizando máquinas lavadoras industriales.

Finalmente, cuando la malla está tintada y completamente seca, se retira (o extrae de la máquina secadora) y se almacena en bobinas para su posterior almacenamiento y utilización en la confección de los envases.

En el tintado puede emplearse cualquier tipo de tinte o colorante, de cualquier color, apto para este tipo de materiales de fibra natural vegetal. Sin embargo, de manera preferida, el tinte es un tinte natural o ecológico y respetuoso con el medio ambiente, por ejemplo, todos aquellos que poseen certificados ecológicos como REACH®, AZO INK® y/o OEKOTEX®. De este modo, el envase objeto de protección mantiene su carácter ecológico.

El proceso de confección de los envases se caracteriza por comprender una primera etapa de cosido de la fibra natural vegetal (preferentemente yute) seguida, en aquellas realizaciones en las que el envase se refuerce con bandas, de una segunda etapa de cosido de la banda o bandas de refuerzo a la malla mediante una única costura o mediante dos o más líneas de costura,

Figura 1. Envase biodegradable para alimentos de acuerdo con la presente invención, donde:

1 - Cuerpo contenedor del envase hecho de malla de fibra vegetal plegada sobre sí misma.

2 - Cuadriláteros o agujeros de la malla.

3 - Abertura del envase.

4 - Medios de cierre de la abertura (3), que es una cuerda de fibra vegetal.

5 - Banda textil cosida a la superficie de la malla (1) para admitir leyendas.

6 - Banda textil cosida en el perímetro exterior del cuerpo contenedor formado por la malla (1), para reforzar y dar consistencia.

7 - Asa del envase.

Figura 2. Detalle de los cuadriláteros o agujeros formados por la malla (1) de fibra vegetal de la Figura 1 , utilizando un dispositivo de medida para apreciar su tamaño.

Figura 3. Detalle de una realización del envase biodegradable para alimentos de acuerdo con la presente invención, con un dispositivo de longitud para apreciar el tamaño de cuadrilátero o agujero, donde:

1 - Cuerpo contenedor del envase hecho de malla de fibra vegetal plegada sobre sí misma.

2 - Cuadriláteros o agujeros de la malla.

3 - Abertura del envase.

4 - Medios de cierre de la abertura (3), que es una tira textil.

6 - Banda textil cosida en el perímetro exterior del cuerpo contenedor formado por la malla (1), para reforzar y dar consistencia al envase.

7 - Asa del envase.

Figura 4. Realización particular del envase biodegradable para alimentos de acuerdo a la invención con bandas textiles de refuerzo localizadas en interior del envase, en cada uno de sus laterales. Tal y como se muestra en la figura, el envase de dicha realización particular está constituido por una combinación de mallas con orificios de distinto tamaño. Adicionalmente a las referencias anteriormente descritas se muestra una nueva referencia correspondiente a:

8 - Doble cosido de la banda textil (6).

Ejemplo de realización preferido

En una realización preferida de la invención, ésta se refiere a un envase biodegradable para alimentos como el mostrado en la Figura 1 , que presenta un cuerpo contenedor (1) del alimento hecho de una lámina que se cierra sobre sí misma creando un compartimento interior y una abertura (3) a modo de bolsa, dicha lámina hecha de una malla (red) de fibra natural vegetal que es de hilo de yute, revestida de almidón de maíz, dicha malla presentando cuadriláteros (2) o agujeros con un tamaño de 10 mm x 10 mm, con un índice de tolerancia de 2%-3%. Este tamaño permite conseguir una buena resistencia mecánica de la malla sin renunciar al correcto visionado del producto interior.

La malla está formada por una tela de hilo entrelazado de yute sin laminación, con una anchura de 80 cm, de gramaje comprendido entre 97 y 105 gsm, para formar la retícula o cuadrícula que hace de cuerpo contenedor (1), siendo dicha malla tratada por impregnación con almidón de maíz, y secado posterior, lo que reduce la maleabilidad del yute, haciéndolo mas rígido. Como almidón de recubrimiento se emplea una disolución de polvo de maíz 100% natural en agua al 2%-12%.

Este envase biodegradable para alimentos está dotado en su abertura (3) de medios de cierre o auto-cierre (4), como puede ser una cuerda de fibra vegetal (ver realización de la Figura 1) o una tira textil (ver realización de la Figura 3), fruncidos en la malla alrededor de dicha abertura (3) o embocadura y que permite cerrarla al estirar la tira o cuerda.

Además, el envase comprende una banda textil (5), que se encuentra adherida a la superficie exterior de la malla, para admitir leyendas marcas o indicaciones del producto contenido. Esta banda textil (5) se encuentra cosida a la malla. El envase comprende también una segunda banda textil (6) localizada en el perímetro del cuerpo contenedor (1), es decir, que rodea toda la malla que se pliega sobre sí misma, haciendo de cierre y refuerzo de la bolsa que se forma cuando se pliega la malla, mejorando también el aspecto y la consistencia del envase. Esta banda (6) puede tener una extensión tal que sobresalga del cuerpo contenedor del envase que forma la malla para formar un asa (7) del envase y puede estar cosida a la malla mediante una única costura o dos líneas costuras (tal y como se muestra en la figura 4).